Selección de textos

Las fuentes textuales se cohesionan en torno a la última obra del poeta Albert Balasch, La caça de l’home (La caza del hombre).

Ir a buscar al hombre como aquel que sale a cortar árboles. Escribir como el que está a punto de arrasar un bosque entero. Poética de la tala. Cabezas rodando. Ramas en caída libre. Plomo. El plomo de la siega. Y un texto desde el final, después de todo.

de La caça de l’home, de A. Balasch

——————————————

Hay horas en la vida en que al hombre le parece oír frente a sí el llamado de un fantasma. Lo que oye es la voz de la conciencia. Entonces, sale disparado de la casa, pero el fantasma amarillo lo persigue mientras lanza por la boca torrentes de fuego sobre la espalda calcinada del antílope humano.

A veces el fantasma deja que el hombre se escape y lanza un grito escalofriante que penetra en el corazón humano.

Y el hombre se reencuentra entonces cara a cara consigo mismo.

de los Chants de Maldoror, de C. de Lautréamont

——————————————

Una generación se va, y otra viene,

pero la tierra permanece siempre.

El sol sale, el sol se pone, anhelando

llegar al lugar donde volverá a salir.

El viento sopla de tramontana, ahora gira

de mediodía; da vueltas y más vueltas

y rehace el camino que había hecho.

Los ríos corren hacia el mar, y el mar

no se llena nunca; pero los ríos no cesan

de ir siempre al mismo lugar.

Las palabras son pura rutina

y no vale la pena hablar;

el ojo no se contenta con lo que ve

ni la oreja con lo que oye.

Lo que ha pasado, volverá a pasar,

Lo que se ha hecho, se volverá a hacer:

no hay nada nuevo bajo el sol.

Del Libro de Cohelet

——————————————

¿Hay luz en algun lugar de ti?

de La caça de l’home, de A. Balasch